More

    Inteligencia Artificial y ATM

    Las preocupaciones no se centraron en la capacidad de la tecnología, sino en los aspectos de fiabilidad y seguridad de los nuevos sistemas digitales.

    Ginebra, SUI.- Airspace World 2024 ofreció una visión de cómo se espera que las tecnologías digitales y la IA transformen incluso los sectores más críticos para la seguridad, aunque el entusiasmo palpable de algunos se vio contrarrestado en parte por las advertencias en torno a la fiabilidad.

    Como ha ocurrido en las conferencias sobre casi cualquier sector en los últimos nueve meses, la IA y la IA generativa (GenAI) estuvieron aparentemente omnipresentes en el evento celebrado en Ginebra la semana pasada, aunque la primera recibió una visión mucho más positiva por parte de varios ponentes destacados.

    Los sectores cubiertos por el evento, incluida la gestión del control del tráfico aéreo (ATC), se enfrentan a un entorno operativo cada vez más complejo. A un volumen cada vez mayor de aviones de pasajeros y carga se suman los nuevos drones y los vehículos eléctricos de despegue y aterrizaje vertical (eVTOL) que operan a altitudes más bajas.

    Otro problema al que se enfrenta la organización de los cielos es el creciente número de lanzamientos de cohetes, incluidos los destinados a infraestructuras de comunicaciones por satélite, que exigen despejar las zonas por encima de los emplazamientos en torno a los despegues previstos.

    En estos entornos cada vez más difíciles de navegar, algunos consideran que la creciente adopción de tecnologías de IA desempeñará un papel central en el futuro para garantizar la seguridad y la eficacia de la gestión del espacio aéreo. Sin embargo, la fiabilidad y seguridad de estos sistemas, como cabría esperar, fue una preocupación frecuente.

    Durante una mesa redonda celebrada el primer día y titulada Los cielos del mañana: Cómo la IA está transformando la gestión del tráfico aéreo, un grupo de expertos de todo el sector ofreció una visión exhaustiva del papel potencial, los riesgos y los retos de la implantación de la IA en el control del tráfico aéreo y campos asociados.

    Adam Wheeldon, Director de Tecnología de la empresa británica de control del tráfico aéreo NATS, declaró que durante varios años la organización ha utilizado la IA para «explotar» su gran cantidad de datos «con el fin de obtener información sobre mejoras del concepto operativo e indicadores de rendimiento de la seguridad».

    Añadió que, más recientemente, había utilizado la tecnología en una herramienta de aproximación inteligente y toma de decisiones predictiva (relacionada con el uso de las pistas) y en una plataforma de equilibrio de la capacidad de demanda, con el aeropuerto londinense de Heathrow como lugar de lanzamiento de ambas.

    En cuanto a la plataforma de aproximación inteligente, aclaró que la IA era algorítmica y que «no utilizaba aprendizaje profundo ni cosas por el estilo, sino que proporcionaba a los controladores un apoyo que normalmente no tendrían».

    Wheeldon añadió que su IA más avanzada se estaba probando en un proyecto de I+D denominado Bluebird, que utiliza agentes de aprendizaje automático dentro de un gemelo digital para asumir y controlar una tarea. El proyecto incluye pruebas tanto con agentes de IA como con humanos.

    «Hacemos media hora con el agente de IA controlando el tráfico en el sector y luego cambiamos y dejamos que el humano haga la misma tarea. Entonces el humano puntúa a la IA en función de su eficacia en el control», explicó. «Ha sido notable cómo estos agentes han sido capaces de gestionar el tráfico de forma segura. Más difícil es el carácter expeditivo: intentar conseguir los flujos«.

    La IA tiende a adoptar una «estrategia más segura de lo que quizá lo haría un humano», añadió. «La siguiente fase de este proyecto es estudiar la fiabilidad de la IA y asegurarnos de que se puede confiar en los resultados».

    «Lo que estamos descubriendo es que a la IA le gustaría eliminar muchas de las restricciones humanas, como bucles, sectores y pequeños trozos de espacio aéreo. Preferiría tener toda la región de información de vuelo y controlar los vuelos en todo el espacio aéreo. Eso está muy bien, pero por desgracia para que sea fiable hace falta un ser humano que entienda lo que está haciendo«, concluyó Wheeldon.

    Panel de ponentes en Airspace World

    Markus Klopf, responsable de la cartera de cajeros automáticos y asuntos internacionales de Frequentis, destacó que «la inteligencia artificial es como un asistente personal», y añadió que la empresa lleva décadas trabajando en proyectos relacionados, pero que «sólo recientemente ha empezado a llamarla inteligencia artificial». Klopf afirmó que la tecnología podría aumentar la eficiencia en el sector y añadir seguridad, pero advirtió: «Creo que sólo puede aumentar la automatización hasta cierto nivel. Aún no estamos preparados para una automatización total, en la que todo lo haga la IA».»La investigación va en esa dirección, obviamente, pero en la vida real y cotidiana se trata de apoyar a los controladores [aéreos]».

    Entre las aplicaciones que Frequentis está estudiando está el uso de la IA para analizar flujos de datos, acelerar la detección de fallos y detectar patrones que «normalmente los humanos no verían».También se mostró el impacto potencial de la IA en la mejora de la comunicación por voz, ya que «los pilotos y los controladores se comunican mucho y hay mucho en ese discurso que puede analizarse y ayudar a su sistema de automatización».»La mala noticia es que la IA no salvará la gestión del tráfico aéreo», advirtió, añadiendo que hay problemas en el sector en los que «puede ayudar, pero no puede resolverlo todo». Como era de esperar en un sector con elevadísimos requisitos de seguridad, las normas y reglamentos fueron siempre un punto de referencia frecuente, especialmente en lo que respecta a la GenAI y los sistemas de aprendizaje automático.


    La Directora General de la Organización Europea de Equipos de Aviación Civil (EUROCAE), Anna von Groote, se mostró muy optimista sobre el potencial de la tecnología, destacando que «siempre me ha sorprendido la multitud de aplicaciones de la IA».

    Añadió que el organismo comenzó a estudiar el área con su grupo de trabajo en 2019 y ahora está evaluando los requisitos. «Esperamos que los estándares hagan que el ecosistema de ingeniería sea más sólido y compatible, y realmente complementen este desarrollo de la IA desde la innovación hasta el mercado».

    Mark Cooper, vicepresidente y CTIO del proveedor de sistemas de aviación civil Nav Canada, añadió que «la IA es un verdadero enigma para nosotros». «La IA no salvará el mundo, pero no podemos ignorarla», añadió. «Tenemos muchos sistemas heredados, pero no puedes ignorar las ayudas a la productividad y los beneficios que conlleva». «Queremos adoptar la IA y una de las primeras cosas que estamos haciendo es estudiar la política para saber qué estamos haciendo y cómo vamos a trabajar con ella».

    A lo grande


    Sin embargo, en lo que respecta a GenAI, a pesar de las numerosas sesiones sobre el potencial de los grandes modelos lingüísticos (LLM), la atención se centró en casos de uso no críticos, al menos hasta que aumente el nivel de confianza.

    Por su parte, Amit Ganjoo, Consejero Delegado y fundador de ANRA Technologies, empresa dedicada a las aeronaves no tripuladas, destacó que la IA está limitada por la calidad de los conjuntos de datos, un factor que se plantea con frecuencia en la mayoría de los sectores cuando se habla de este tema tan controvertido.

    A lo largo de las sesiones, muchos ponentes tuvieron algo bueno que decir sobre lo que aporta la IA pero, como ocurre en muchos debates de la industria tecnológica, las preocupaciones no se centraron en la capacidad de la tecnología, sino en los aspectos de fiabilidad y seguridad de los nuevos sistemas digitales.

    En un sector que se presta tan bien a las aplicaciones automatizadas y semiautomatizadas, no es de extrañar que haya un gran entusiasmo por el potencial de la IA. Sin embargo, teniendo en cuenta la cantidad de trabajo que aún queda por hacer, un mundo en el que los ordenadores tengan el control total de los cielos puede estar aún muy lejos, para bien o para mal.

    Fuente: MOBILE WORLD LIVE

    Artículos relacionados

    PP pide la construcción de una torre tradicional en Menorca, y paralizar la virtual

    Menorca, SP.- El PP ha razonado una moción, presentada en enero de este año, ante la Comisión de Fomento del Senado, por lo que se presume que con la mayoría de esa formación política...

    La Asociación Tablada Centenaria (Sevilla)nombra socio de honor a la Fundación ENAIRE

    Madrid, SP.-(NdP) La Fundación ENAIRE ha sido nombrada socio de honor por la Asociación Tablada Centenaria, entidad sin ánimo de lucro radicada en Sevilla dedicada a la difusión de la cultura e historia aeronáutica...

    ENAIRE al Constitucional por discriminación de controladores

    Madrid, SP.- Los sindicatos de controladores aéreos SPICA, SNCA, USCA y OCCA han anunciado que elevarán el conflicto por discriminación con ENAIRE al Tribunal Constitucional mediante un recurso de amparo tras el varapalo del...

    Los controladores españoles gestionaron un 10% más de vuelos en el primer trimestre

    Madrid, SP.- Los vuelos gestionados por ENAIRE en el primer trimestre de 2024 se aproximaron al medio millón (474.291): el 9,6% más que en el mismo periodo de 2023, año récord de vuelos con...

    El Gobierno afirma que el AFIS en El Hierro mejora la eficiencia frente al control aéreo

    El Hierro, SP.- El Senador Javier Armas pregunta al Gobierno sobre los sucedido el día 18-02-2024 en el aeropuerto de AENA en El Hierro y para acreditarlo adjunta una captura de pantalla de FlightRadar...

    Últimos artículos

    DEJA UN COMENTARIO

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí