More

    Ryanair continua con su campaña contra los controladores con una “petición” de firmas presuntamente fraudulenta

    La recogida de firmas brilla por la ausencia de transparencia y privacidad

    Nota de Prensa SPICA.- Ryanair sigue con su campaña de acoso contra los controladores, continuando con su particular campaña de recopilación de firmas entre sus clientes (y no clientes) que genera grandes dudas sobre su legalidad.

    La aerolínea irlandesa insta a la Comisión Europea a tomar medidas para proteger los sobrevuelos durante las huelgas de los controladores aéreos. La petición busca que todos los Estados miembros de la UE implementen medidas similares a las ya adoptadas en Grecia, Italia y España para restringir el derecho de huelga de los Controladores Aéreos.

    Emailing Ryanair petición de firmas

    La campaña de Ryanair, iniciada en marzo de 2023 pero que todavía sigue en activa través del envío masivo de correos electrónicos, incluye una petición en línea que insta a los pasajeros a unirse al llamado a la Comisión Europea. Esta campaña de marketing (emaliling) solicita firmas bajo el pretexto de abogar por los pasajeros (clientes y no clientes), pero hay alegaciones de que el proceso de firma no cumple con los estándares legales y de privacidad.

    La campaña consiste en el envío masivo de correos electrónicos en los que los receptores pueden unirse a la petición con un «simple clic en un enlace», permitiendo el reenvío del correo electrónico a terceros, a quienes se le registra su nombre y correo electrónico automáticamente. Esto plantea interrogantes sobre cómo Ryanair es capaz de identificar el nombre del usuario y sus datos, sin que este haya completado ningún formulario y si la compañía podría estar infringiendo la Ley de Protección de Datos.

    Además, las acusaciones de falta de transparencia también son un punto de preocupación. La falta de información clara y detallada sobre lo que realmente se está enviando a la Comisión Europea genera dudas sobre la veracidad de las peticiones, así como la intención comercial que hay detrás de esta campaña de Marketing.

    El Sindicato Profesional Independiente de Controladores Aéreos (SPICA) ha tomado medidas ante estas preocupaciones. Han presentado toda la documentación relacionada con el presunto fraude a sus abogados para explorar la posibilidad de emprender acciones legales contra Ryanair. Las acusaciones de vulneración de la Ley de Protección de Datos también están siendo consideradas.

    Artículos relacionados

    Senador de El Hierro contra el AFIS

    El Hierro, SP.- El Senador por El Hierro Javier Armas (AHI) realiza una pregunta parlamentaria sobre un suceso acaecido el 18 de febrero en El Hierro con un helicóptero en emergencia y el servicio...

    Cómo puede y no puede utilizarse la IA para ayudar a los controladores aéreos

    USA.- La inteligencia artificial (IA) está impregnando cada vez más aspectos de la vida cotidiana, pero hay un ámbito en el que la gente puede detenerse ante la idea de la automatización: utilizarla para...

    NATCA aplaude al Senado USA por la Ley para contratar controladores

    Washington, USA.- La Asociación Nacional de Controladores de Tráfico Aéreo (NATCA) aplaude al Comité de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado de los Estados Unidos por su trabajo para aprobar la Ley de Reautorización...

    Reducir la carga de trabajo ATC, clave para las operaciones de taxi aéreo cerca de los aeropuertos

    Dallas, USA.- Gestionar y reducir la carga de trabajo del control del tráfico aéreo (ATC) será clave para las operaciones de taxi aéreo comercial dentro y alrededor de los aeropuertos, según la NASA. Como preparación...

    Declaración de Sevilla: Se envía un recordatorio a EASA

    Sevilla, SP.- Una vez transcurrido el plazo de 30 días sin respuesta por parte de EASA, tras el envío del documento de la Declaración de Sevilla, solicitando una actuación como fase previa a una...

    Últimos artículos

    DEJA UN COMENTARIO

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí